Consejos para el cuidado de las pizarras blancas

Debes asegurarte de que la superficie de las pizarras blancas siempre permanezca blanca para evitar pérdida de funcionalidad en la misma. En todo caso, si necesitas renovar tus pizarras blancas, lo mejor será visitar la web de https://www.pizarras-blancas.es/, porque allí encontrarás siempre las mejores opciones del mercado.

Sin embargo, debes tener en cuenta algunos cuidados que resultarán fundamentales a la hora de tener tus pizarras blancas. Estos los he reunido en este post para que puedas aprender a mantener en buen estado tus pizarras blancas y así evitar que debas cambiarlas prematuramente.

¿Cómo se cuida la superficie de una pizarra?

Para que puedas cuidar adecuadamente la superficie de las pizarras blancas, debes fijarte en algunos aspectos que resultarán fundamentales. Dentro de los principales están los siguientes:

Correcto borrado

El proceso de borrado será algo fundamental a tener en cuenta, en especial porque este debe hacerse de una forma correcta. Siempre debes borrar la superficie cuando el rotulador esté completamente seco y con un borrador de buena calidad.

Si realizas el borrado cuando el rotulador esté húmedo, se podrá producir una acumulación de pigmentos sobre la superficie de la pizarra. Esto llevará a que se produzcan manchas en la superficie lo que podrá reducir en gran medida la vida útil de la pizarra.

Rotuladores

Siempre será básico que utilices unos rotuladores que se ajusten por completo a lo que buscas, y que te permitan conseguir un gran rendimiento. En todo caso, debes verificar que los rotuladores que utilices sean totalmente borrables y preferiblemente que sean con una base acuosa.

No debes usar rotuladores permanentes sobre la superficie, incluso si estos se pueden eliminar de la superficie utilizando algunos químicos. Esto debido a que este tipo de rotuladores producirán una gran acumulación de pigmentos en la superficie, lo que llevará a mancharla rápidamente.

Mantenimiento

El mantenimiento de la superficie se debe hacer por lo menos una vez al mes, con la finalidad de eliminar los residuos de rotulador que puedan estar en la superficie. Si el uso es intensivo, lo mejor será hacer este mantenimiento cada 15 días con los químicos recomendados por el fabricante.

Sin embargo, puedes hacer un mantenimiento semanal utilizando una solución de alcohol diluido en agua. Esta se aplicará sobre la superficie con la finalidad de retirar el exceso de partículas de rotulador, y de esta forma se podría ampliar en gran medida la vida útil de la pizarra sin que aparezcan manchas.