Donde van las piezas de los coches

De un tiempo a esta parte se está viendo un remonte en la venta de alguna pieza desguace en concreto, es decir un incremento de un treinta o cuarenta por ciento en la cantidad de piezas que se vende. No sería extraño si no fuera por que estas piezas acaban fuera de nuestras fronteras, acaban en países como Marruecos y África en los que se acaban vendiendo por mucho más de los que se han comprado aquí en España.

Este método está muy de moda ahora que la crisis va dando un poco de respiro y las personas que se encargan de hacer estas compras cuenta con un poco más de efectivo, de hecho las piezas son encargadas en desguaces en los que se solicitan piezas de coches en cantidades más grandes de lo habitual. Por ejemplo, si se trata de baterías en lugar de compras una o dos que es lo más corriente, se encargan veinte y se transportan a esos países por mar para poder pasar los controles.

Así que allí es donde acaban las piezas españolas, también las alemanas y las danesas, de esto se ha hecho un negocio muy lucrativo, son como desguaces pero de manera clandestina, sin pagar impuestos ni ningún tipo de permiso, todo va en negro lo cual empobrece más estos países que son los más pobres. La mala gestión de los gobiernos ha llevado países con muy buenos recursos al borde del desastre, asolados por el hambre y las enfermedades, las consecuencias de los cambios climatológicos también afectan y por sobre todas las cosas es el exceso de natalidad.

La verdad es que apaliar estos desastres es muy difícil y la mejor manera que han encontrado estas personas ha sido la de comprar para revender y bueno, sabemos que está mal porque es competencia desleal y además están exentos de pagos de impuestos pero ¿Qué más pueden hacer? Los hay que se embarcan en viajes suicidas para cruzar la frontera en espacios minúsculos de camiones o autobuses, o subiéndose en pateras arriesgando sus vidas y las de sus hijos y seres queridos, una verdadera pena si nos ponemos a mirar que huyen de sus países de origen por miedo a morir de hambre o para buscar una salida que no sea delinquir, una manera de vivir dignamente sin necesidad de robar o hacer daño. Solo buscan otra oportunidad.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *